NOTA DE L" AUTOR:

L’ AUTOR D’ AQUEST BLOG NO ES FA RESPONSABLE DELS DANYS A LES DIFERENTS SENSIBILITATS QUE PUGUI OCASIONAR LA SEVA LECTURA I AL MATEIX TEMPS RECONEIX LA SEVA CONDICIÓ DE MARGINAT SOCIAL I ES DECLARA LLIURE DE L’ OBEDIENCIA ESCLAVA A LES NORMES DE BON GUST. SI, PER EXCES O PER DEFECTE, NO HE ESTAT SUFICIENTMENT SENSIBLE EN QUALSEVOL SENTIT SEXISTA, RACISTA, CULTURALISTA, NACIONALISTA, REGIONALISTA, ETNOCENTRISTA, FAL.LOCENTRISTA, ETC. O AMB PERSONA FEMENINA, POBLE OPRIMIT, MEDI AMBIENT, CULTURES MINORITARIES, QUALSEVOL ALTRA MENA DE PREJUDICI ENCARA PER BATEJAR, DEMANO DISCULPES. A LA RECERCA DEL DESEMVOLUPAMENT D’ UNA SOCIETAT LLIURE DE PREJUDICIS I PURGADA DE LES INFLUÈNCIES DEL SEU DEFECTUÓS PASSAT CULTURAL HE COMES BEN SEGUR MÉS D’ UN ERROR ".

( Texte inspirat en el llibre: “Contes per a nens i nenes politicament correctes”, de James Finn Garner, traducció de Quim Monzó i Maria Roura, Editorial Quaderns Crema )

The Psycho Hamster .


dimecres, 24 de gener de 2007

CIEGO DE NIEVE, de Robert Sabbag


Adolfo !!! Va por ti ....ya sabes la impresión que me produjo “el librito” y lo pesado y machacón que puedo llegar a ser ........


Ciego de nieve narra la desaforada pero auténtica historia de Zachary Swan, un ejecutivo de Madison Avenue, quien atrapó al vuelo la perfecta mercancía -la cocaína, es decir el caviar del tráfico de drogas,- y se embarcó en una fabulosa aunque breve carrera como traficante, haciendo llegar la nieve desde América Latina a las narices de los neoyorquinos.
Inventor de ingeniosas tretas para burlar a los federales, planificador de intrigas bizantinas y organizadísimos embrollos, no escatimó esfuerzos en perfeccionar su sistema de importación duty free, introduciendo cocaína en USA por todos los medios concebibles, y algunos inconcebibles, y sobrevivió para contarlo ....a Robert Sabbag, quien con su primer libro se ha consagrado como extraordinario reportero y escritor.

“Probablemente la más autentica historia, desde dentro, de la época dorada del tráfico de cocaína entre Colombia y USA...México, los grandes hoteles de Nueva York, las calles de Harlem, la alta sociedad y los tugurios de Bogotà, escenas y caracteres del submundo de la droga que te hacen hormiguear la piel .....” ( Publishers Weekly)

“Este libro no es simplemente sacrílego como lo son los más honestos e intrépidos tratados, sino que sus datos y su lógica se convierten en armas mortíferas al ser manejadas por el excepcional talento del autor. Después de leerlo se tiene la sensación de haber entendido finalmente a los Estados Unidos; ...........pertenece a esta rara especie de libro que compele al lector a llamar a sus amigos y leerles pasajes por teléfono.” ( Claude Brown Jr.)

Aquí tenéis un pasaje de libro que he tenido que “picar” porque no he podido encontrarlo en la red – “nada de corta y pega” – y que creo que realmente es sublime y único donde se describe Harlem, Black Culture y Funk:

“Era en la calle donde estaba empezando a suceder todo. Era donde estaba haciéndose dinero. Era donde se estaba ganando respeto. Era en la calle, y por su influencia en la calle, donde se medía el hombre. En las calles de Harlem, y sólo en las calles, …, un hombre podía conseguir …. status. Y status, el predeterminante de … respeto… amigo… no era algo que ganaras trabajando para otros. Si eras capaz de conseguir un trabajo, y vinieras de Harlem tenías muy pocas posibilidades, no ibas a encontrar uno que diese para pagar mucho más que el alquiler…..Así que no podías hacer dinero de veras legalmente. Y no ibas a hacerlo vendiendo lotería ilegal para otro. Ni traficando con genero robado …para otro Toda esa palabrería de rateros y lo de hacer de chivo expiatorio era para perdedores y yanquis: negocio propio, ganancias de capital…. esto es un negocio, amigo…. es lo que proporciona coches y equipo cuadrafónico… aprieta el culo Jack….no seas tonto …. tienes que mirar por ti….¡ mismo ! …. echa un vistazo alrededor, amigo….. tú te criaste en la calle….sabes donde están los billetes. Y cuando empiezan a entrar los billetes, no te pones a pensar cómo evitar impuestos…hermano…los luces, que brillen. Ropa, coches, zapatos, mujeres, joyas…poder…y cocaína. Mil dólares onza…ma-món.
Y en Harlem un hombre tiene algo que alcanzar. “Status callejero” ……la moda predominante era la ostentación. La extravagancia. Porque sentirse ofendido cuando puedes ser ofensivo. Macarras, matones de la policía local, traficantes y simples y claros delincuentes se exhibían ahora ostentosamente, desvergonzadamente, haciendo alarde de su existencia, cada uno de ellos procurando superar al anterior, tirando por todas partes el dinero nuevo. Status. Sólo en Harlem había una interpretación especial de la palabra “delincuente”….oye, chico, dime, ¿en qué anda ese negro, quiero decir, qué es lo que …hace? Es un delincuente…Fred. Lo cual podía querer decir que estaba haciendo cualquier cosa o que no estaba haciendo nada, pero hiciese lo que hiciese… amigo… tenía pasta …Era duro y tenía influencias…y…chaval…si tú no sabias de donde sacaba la pasta, era asunto tuyo….
Y las vibraciones que venían de Harlem …….hay fascinación y asombro… hay que ver la pinta de algunos… mira ese negro, Stanley… porque, en la ciudad de Nueva Cork, sólo un negro sabe cómo hay que… andar… por la calle. Y tu sabes de donde viene el tipo. Este hombre tiene sentido del terreno… un aire de territorialidad… ha conseguido… movimientos. Este hombre es fluido. Aquí funciona un principio hidráulico que tu no entiendes, y tienes que llamarlo de alguna manera, así que le llamas… funk. Mires adonde mires, verás esta nueva norma de control y de temple. Y la recoges, y si tu hombre sale de un Rolls Royce, tú sabes que el tipo esta haciendo algo bien. Añade a eso el hecho de que tiene cicatrices de cuchilladas por todo el cuerpo y en Norteamérica tienes ya un héroe cultural. Aquí tienes a un tipo tan absolutamente viril, y seguro de ello, que puede permitirse vestir como una mujer. Lleva un abrigo de visón, una camisa de seda a medida y zapatos de cocodrilo de tacón alto…. lleva anillos de diamantes en todos los dedos… lleva… ¡lleva perlas el muy cabrón!... Y un sombrero de fieltro de ala tan ancha como el Astrodomo… y puede que hasta una pluma en el sombrero… pantalones de terciopelo con un ensanchamiento en la pernera de veintiocho pulgadas…y gafas de sol… siempre gafas de sol…tres de la madrugada y gafas de sol… y puños de encaje… y … Dios mío…un bastón… con adornos de plata de ley. Y el muy hijoputa mide uno noventa. Nunca dobla las rodillas ni la espalda… él se dobla por la cintura… pivota desde las caderas y se pavonea como una grulla acuática de pantano. Tiene en cada brazo una mujer alta, fragante, forrada de piel de zorro, que le llaman chico…¡Oh señor! Y ese hijo de puta lleva una cuchara de coca de mil seiscientos dólares, de oro y marfil, con esmeraldas engastadas.
Apartate, mamón.
En fin, tú sabes que tu novia se irá a la cama con el mañana. Todo el día. Te han vendido rio abajo. Y lo unico que puedes decir es mierda… ma-món.
Y, hermano, ya tienes ahí la Black Culture.
Ya tienes ahí la cocaína."

Otros pasajes para que os hagáis una idea:

"El freak de la anfeta era un héroe cultural, el último vaquero temerario… condenado a desaparecer sin remisión. Le envolvía un aire de muerte. "

"Un buen hábito de mezedrina es el gran premio electromotriz del uso suicida de las drogas: inyectada, la anfetamina te pone a galopar las entrañas y te sube a las nubes. Es el desafío final a la capacidad de resistencia, es morir con las botas puestas a la americana, los órganos vitales bombean al límite, las sinapsis se incendian: pasas la línea roja. "

"En la casa de los muertos de la química moderna, en que los barbitúricos son la cámara de gas, la anfetamina es la silla eléctrica: una descarga electromagnética de alto voltaje y las luces vacilan. Se funden los plomos. "

Bon profit,

Psycho-Hamster

¿Vols comentar?

Entrades populars