NOTA DE L" AUTOR:

L’ AUTOR D’ AQUEST BLOG NO ES FA RESPONSABLE DELS DANYS A LES DIFERENTS SENSIBILITATS QUE PUGUI OCASIONAR LA SEVA LECTURA I AL MATEIX TEMPS RECONEIX LA SEVA CONDICIÓ DE MARGINAT SOCIAL I ES DECLARA LLIURE DE L’ OBEDIENCIA ESCLAVA A LES NORMES DE BON GUST. SI, PER EXCES O PER DEFECTE, NO HE ESTAT SUFICIENTMENT SENSIBLE EN QUALSEVOL SENTIT SEXISTA, RACISTA, CULTURALISTA, NACIONALISTA, REGIONALISTA, ETNOCENTRISTA, FAL.LOCENTRISTA, ETC. O AMB PERSONA FEMENINA, POBLE OPRIMIT, MEDI AMBIENT, CULTURES MINORITARIES, QUALSEVOL ALTRA MENA DE PREJUDICI ENCARA PER BATEJAR, DEMANO DISCULPES. A LA RECERCA DEL DESEMVOLUPAMENT D’ UNA SOCIETAT LLIURE DE PREJUDICIS I PURGADA DE LES INFLUÈNCIES DEL SEU DEFECTUÓS PASSAT CULTURAL HE COMES BEN SEGUR MÉS D’ UN ERROR ".

( Texte inspirat en el llibre: “Contes per a nens i nenes politicament correctes”, de James Finn Garner, traducció de Quim Monzó i Maria Roura, Editorial Quaderns Crema )

The Psycho Hamster .


dilluns, 13 d’agost de 2012

cyber-ravalero: 2 - cybergorreo

Aqui teniu l'entrega nº2, quin morro. No oblideu que podeu dir el que penseu en els comentaris, p.e.:
´"- gorrón!!, macarra!, sudaka!, pesado.....!

CYBERGORREO

Hola, peña:

Gracias por los sospechosos elogios al aspecto literario del asunto pero… ¿y del PC, qué hay? Venga tirar balones fuera. Igual estoy expresándome de modo hermético y no se me entiende. Ahora mismo, al poner PC, algunos carrozas pillados a la antigua y sin reciclar, pueden haber especulado con que me refiero al Partido Comunista, ése, el de los rojillos. Pues no, cuando digo PC hago mención a la abreviatura de Personal Computer, es decir, ordenador personal, expresión coloquial para ordenador. Nada de stalinistas.

Veréis, como tengo un teclado, un roedor y un trasto que sirve de monitor (pantalla), lo que me falta es la torre, que no se trata de una segunda vivienda (hay un cabroncete que me sugiere recurrir a una inmobiliaria), sino la carcasa, generalmente gris, en cuyos intestinos se alojan mogollón de circuitos y algún que otro bicho indeseable, a esos a los que le va el calorcillo del interior para pasar el invierno.

Debido al abuso de años que me traigo y con un optimismo digno de Cioran, mientras pensaba en el engorroso trámite que hay que hacer para conseguir una tarjeta de embarque hacia el otro barrio, caí en la cuenta de que en agosto celebro mis 69 eróticos veranos (o inviernos, según el hemisferio desde donde se mire). Se me ocurrió aprovechar el “suceso” para insinuar que me podríais obsequiar con… ¡Si! Eso: un ordenata del Paleolítico Superior.

Pero volviendo a la realidad, dimensión que visito cada vez con menos frecuencia, y a la que los colegas me obligan a pasar por ella, como en este caso en el cual me hicieron desistir de la intención de indagar en Instituciones Penitencias por Rodrigo Rato para conseguir asesoramiento financiero pero el personal reaccionó terminante: “que allí no está, ni estuvo, ni estará, memo”; “¿dónde te crees que vives, torpe?”; “que te vayas a Islandia, chalao”; “¿es que no sabes que aquí hay justicia a medida, soplagaitas?”; “tú si que estás un Rato pirao, sandio”, “a ti se te pasaría la tontería con un tratamiento de terapia electroconvulsiva, perturbao” y diversas muestras de ingenio y cariño por el estilo.

Pero todo esto personalmente, cara a cara, nada de epístolas.

Desde que escribí lo del ciberescate , un sugerente silencio ha envuelto mi cuenta, por lo general llena de estupideces que me ayudan a pasar gratos momentos borrándolas. Y de un día para otro: NADA.

Tan sólo un acojonado por mis amenazas en las que advertía a la peña a que si no distribuían el archivo tendrían graves problemas craneales*, me pidió poner el texto en su blog. Algo es algo, me dije, y salté de júbilo ¡Gracias, Manolo, gracias!

* Si no hacéis circular este mensaje entre vuestras amistades se os colmará la cabeza de virus informáticos y las neuronas se os convertirán en caspa.

Pasado ese momento de éxtasis se me cruzaron los cables y en un arrebato de cólera estuve a punto de viajar a Madrid para solidarizarme con los mineros y, de paso, colar en su himno, mi reivindicación: “Traigo el ordenata roto, trailaraila la…”. Total, un oportunista más no creo que hiciese mella a la mani.

Cuando se me pasó la ira, olvidé el tema.

Al tema de la mani, ya que al PC lo tengo presente hasta en los sueños: Me veo de blanco con pañuelo rojo al cuello, hasta el culo de calimotxo, corriendo por las calles de Pamplona tras un toro gris y cuadrado. Cuando estoy a punto de cogerlo por el ratón, cambia el escenario onírico y aparezco en una playa donde sobre toallones y bajo sombrillas multicolores las ordenadoras gandulean sin sujetador mientras en el horizontes navegan PCs con blancas velas y motores fuera de borda. De pronto, caigo por un acantilado y abajo me espera un mar de ordenatas. Despierto y una señora que yace a mi lado me espeta: “¿Soñabas con otra? ¡Deja ya de sonreír como un imbécil!”, mientras me clava un dedo en el ijar izquierdo.

No se si a veces os pasa que los sueños invaden la realidad: por las calles los aparatos (aparatas en este caso) tal y como diría Joyce, se menean, con movimientos de oferta, con pantaloncillos breves que ponen en evidencia unos jamones que ni los patas negras belloteros pueden igualar ¡qué muslos, colegas!, ¡qué artefactas!

¡Pero cuidao! ¿No resulta sospechoso que los ciudadanos guarden silencio ante mis apremios? ¿Será que os habían filtrado que el PP subiría el IVA y esperan hasta setiembre para ofrecerme un artilugio revaluado? Aunque sea un donativo, cunde más si agregas el 14% a su costo. Al obsequiado lo hipotecas de agradecimiento de por vida.

Creo que ya toca cantar el “Pobre de mí”, que un poco de autocompasión no les va bien sólo a los enfiestaos de Iruña.

En un momento de lucidez y cordura, maduro la idea de que tengo que visitar a un jívaro para que, en su diván, confiese el dudoso estado de mis órganos mentales. Pero pensándolo mejor, si dispusiese de bienes terrenales, me saldría más barato que acudir a un psicófago, comprar un super ordenador 0 km. Descartao: esto no tiene nada que ver ni con la lucidez, con la cordura ni con mi economía.

Alguien puede pensar, cosa que ya han hecho, que el que no llora no mama. Pero claro: si el que está mamando, no puede llora (rectifico: un personaje judío del judio Bellow lloraba y ganaba. Y mientras ganaba, lloraba). O sea que mamar y llorar no son incompatibles. Vale: ya me hice la… pizza un lío. Mejor dejarlo.

A otra cosa, mariposa.

¡Qué envidia me dais! Esa capacidad de olvido, esta variedad de Alzheimer deliberado, selectivo, que os permite sortear las urgencias de la vida con silenciosa ignorancia.

(A ver si consigo tocar alguna fibra sensible al rebaño de gansos congelaos que tengo por devotas amistades, antes que me ponga… digamos que… algo grosero)

Sin intención de ser recurrente ¿NO TENDRÉIS UNA PU… ÑETERA TORRE DE ORDENADOR QUE OS SOBRE O NO USÉIS, QUE FUNCIONE Y QUE SEA CONTEMPORÁNEA, EH?

¿Es que el círculo de mis contactos es tan desafortunado como yo?

O es que le hubiese sido más dificil al Higgis ese dar con un PC que con su bosón. Si hubiese puesto el mismo empeño que estoy empleando para conseguir un ordenata en la búsqueda de la tan de moda partícula, hoy, modestia aparte, se llamaría: el bosón de Micak.

Romped el silencio epístolativo o si no… bueno, bueno… como decía antes, no quiero ser grosero, pero algo os pasará ¡ya veréis!

Rotundos y veranosos saludos.

¿Vols comentar?

Entrades populars